Desde el martes que estoy "clavo que te clavo la sombrilla" en mi cerebro.

...(¿Cual cerebro?)

Todos hablan de El.
Se escriben novelas, cuentos, canciones sobre El.
Se suicidan, matan, trabajan, viven por El.
Algunos lo ponen en duda
otros afirman vivirlo o haberlo vivido,
pero al final...
¿alguien sabe QUÉ es el amor?


(¿ES amor?)

Una clase de gente que me parece rara es la gente joven a la que le falta algún diente anterior y abre la boca sin ningún tipo de inhibiciones.
Esa gente me da miedo y para mí que no son normales.
Las personas desdentadas, para ser normales deben ser ancianas o coyas pero jamás jóvenes o adultos antes de la tercera edad.
Cualquier menor de cincuenta años que por accidente o descuido le falte parte o todo un diente anterior DEBE (si es normal) no hablar, no reír o en su defecto taparse la boca al hacerlo mientras asiste con urgencia al odontólogo en busca de la reposición de la pieza dental faltante y, si por una cuestión económica se ve imposibilitado de pagarlo, la persona NORMAL se pondrá por lo menos un diente de miga de pan, o un pedazo de plástico pegado con la "Gotita" hasta que venda su televisor para pagar lo que sea si es necesario pero de ninguna manera se dejará ese pozo oscuro en la boca.
La gente (supongamos una chica de 19 o 20 años por ejemplo) que sale a la calle y te pide una moneda mientras sonríe mostrando el hueco negro está muy mal de la cabeza. Si se encuentran con alguien así les sugiero que corran como si hubiesen visto al diablo por que una mujer de esa edad (o un chico) que son capaces de hacer eso, son capaces de cualquier cosa. Inclusive de matar, así que si los ven, ¡huyan!, la muerte en manos de esa gente no es bonita, es lenta y sádica y si sobreviven tendrán pesadillas de por vida.
No me extrañaría nada que a la madre de Jason le haya faltado algún diente desde jovencita, o a la de Michael Meyers (y también al mismo Meyers), a la del Dr Lecter o inclusive a la de Drácula que (aunque no lo crean) también fue niño y tuvo madre.
Si un hombre o una mujer de unos treinta o cuarenta años, delgados y relativamente bien vestidos pero sin un diente y despreocupados de ese último hecho los secuestran alguna vez, intenten huir por todos los medios por que les esperan horribles torturas.
No estoy segura si esta gente tiene superpoderes o no, pero por las dudas no se hagan los valientes. Si hay algo peor que un desdentado, es un desdentado que vuele, que se estire como un elástico o que sea inmortal.
Si se topan con uno de esos la única posibilidad de supervivencia es rezar por que vengan Súperman o Batman al rescate.
Y que sea lo que Dios quiera.

Para mi la cosa es simple: el olor es partícula del elemento oloroso flotando en el aire así que si hay olor a caca, estoy respirando partícula de caca. Por eso, si hay olor, conviene mantener la boca cerrada, para que la partícula de caca no se vaya a los pulmones y lo que es muchísimo peor, que no pase antes por nuestra boca.
El pedo también debe tener partícula de caca, por eso el aroma tan parecido a la misma, por que al abrirse paso entre la materia fecal de los intestinos se llena del olor. Obvio.
A todo aquel que me venga con que los gases de ácido sulfinosécuánto, etc les prevengo: no van a convencerme.
Olor + partícula = pedazo de caca.
Para mi que los científicos nos ocultan esta gran verdad para que podamos vivir en paz, pero es hora de asumirla, si no piensen, ¿por qué a veces se les queda "pegado" el olor de algo (pongámosle caca) en la nariz? ¿Eh?
Por que tienen partículas de la caca pegadas en las fosas nasales.

Simple.


Una vez, cuando estaba en tercer grado (me acuerdo por que estaba la Señorita Mary con nosotros), a una compañera mía, rubiecita ella y que no hablaba casi con nadie, le pasó algo en el recreo y empezó a llorar hasta que la llevaron a dirección.
Después de un rato vino a la clase que todavía no había empezado y se sentó en el fondo, medio lloricosa mientras la maestra le decía que espere ahí hasta que la fuesen a buscar, entonces fue mi amiga a hablar con la chica y volvió con la noticia de que se había "sacado el brazo del lugar".
Yo (que razoné que el brazo "sacado" sería el del lado opuesto al que le había visto yo por que si no me hubiese dado cuenta) estuve toda la clase evitando con desesperación mirar a la accidentada pensando que si lo hacía iba a ver un amasijo de sangre, huesos y cartílagos rotos que jamás iba a poder olvidar ni en sueños y que iban a constituir un trauma para toda mi vida.
La chica faltó durante unos días mientras yo me la imaginaba a la pobre sin brazo por la vida y acostumbrándose a vivir con su muñón cuando apareció de nuevo en la escuela.
Apenas la vi venir de lejos no quise mirarla más, por que había faltado pocos días y todavía debería tener sangre chorreando.
-¿Y cómo tiene el brazo? -le pregunté a mi amiga la que había hablado con ella
-tiene un yeso y un pañuelo atado.
-Pero... ¿tiene sangre?
-No.
Entonces me animé a mirarla y (puesto que mi amiga como detective no había sido confiable por que el brazo seguía en su lugar) le fui a preguntar qué le había pasado.
-Me disloqué el hombro. Parece que me tienen que operar por que es la tercera vez que me pasa -me contó.
Y ahí nomás me dio una clase de dislocamientos que me convenció de que si quería traumarme como correspondía iba a tener que conformarme con mirar películas como "La noche de los muertos vivos", "La mancha voraz", "La mosca de la cabeza blanca" o esas cosas que daban cuando yo era chica y que eran mucho más creíbles que ese insulso brazo en cabestrillo.
Eso o salir a cortar brazos por mi cuenta, pero como yo era (y soy) una cobarde preferí ver películas que es más cómodo, más limpio y menos riesgoso.
Y por cierto... mucho más realista y menos decepcionante que un yeso blanco sin un rastrito de sangre.

Otra de cuentitos

Yo tenía una colección de libritos de cuento con fotos "tridimensionales".
Eran unos libritos que tenían una especie de "ventanita" de plástico transparente que daba la sensación de que del lado de adentro estaba el muñequito fotografiado en vivo y en directo (no eran dibujos, eran FOTOS de muñecos).
Yo estaba convencida de que detrás de esa ventanita y metido entre el grueso cartón de las hojas estaban todos esos muñecos y toda la escenografía en persona, así que me pasé mi infancia intentando sacar a la "Cenicienta" el día de su boda, el cofre de joyas que le sacan a la bruja "Hánsel y Grétel" (en especial quería el collar de esmeraldas que se asomaba), la casita de "Anita y los tres osos" (quería el dormitorio con las camitas y esas comodísimas almohadas), los panqueques de "El negrito Sambo" que se veían como una delicia total y el patio real de "La bella Durmiente".
Yo abría entre la hoja y la foto (metía la uña por el medio del cartón) y como eran libritos de cartón muy grueso, siempre suponía que "el muñequito" estaría un poco más adentro entre la foto y el centro por que siempre quedaba espacio por donde seguir metiendo la uña.
Un día llegué a la capa más superficial de donde estaba la Cenicienta vestida de gala y ya no me quedó más nada por abrir.
Comencé a raspar entre el papel que quedaba y esa especie de "ventana" que era lo que separaba al muñequito del exterior "sabiendo" que me faltaba muy muy poquito para obtener todos esos tesoritos y de repente me olvidé.
No es que haya dejado de "creer" que estaban allí los muñecos, simplemente me olvidé de ellos y empecé a crecer.
Se ve que mi mamá en algún momento guardó mi colección de doce libritos que había dejado de leer y hace poco los encontré en un cajón en la baulera. Todos rotos, o mejor dicho "abiertos" y listos casi para sacar lo de adentro.
El problema de haberlo conseguido hubiese sido el tamaño, es decir, tamaño librito todo bien, pero si al salir cobraban tamaño natural ¿Adónde iba yo a meter por ejemplo al lobo de los tres cerditos? ¿Y a los osos de Anita o a las hermanastras de la Cenicienta??? Ni hablar de los burros de Pinocho que eran como cincuenta... ¿Y la ballena que se lo tragaba???
Dios mío!!! ¿Qué hubiese hecho yo con una ballena en mi casa?!!!... Supongo que pedir ayuda a Green Peace para llevarla al mar... y la llamaría Willy ¡Liberen a Willy!!!!
Me dijeron que se murió Willy... poooobre... ¿Y Flipper?... bisnietos debe tener Flipper...
Me voy a sacar cosas de los libritos. Ahora quiero la gallinita que pone huevos de oro.
Con un huevo macizo me conformo.
O no... mejor con dos.

Observando a Samara














En general no miro películas de terror si estoy sola, pero si llega a suceder que no me puedo controlar y me alquilo alguna sigo el siguiente e inevitabilísimo ritual:
1-Dejo al menos una luz prendida en cada habitación del departamento incluyendo el baño, la cocina y los patios (que son dos), cuidando que no se vean sombras en los rincones.
2-Le saco la traba a la puerta de entrada y la dejo sin llave por si tengo que salir corriendo y por que aunque les suene raro, me da miedo adentro pero no afuera.
3-Ubico al televisor de manera que se refleje el pasillo que da a los dormitorios (lo tengo en el living) para usarlo de espejo retrovisor sin tener que mirar directamente y hacerle notar al asesino que ya sé que está ahí cosa que lo haría saltar directamente hacia mi sin darme tiempo a nada.
4-tengo a mi lado el teléfono de línea y el celular pero sin sonido, por que si suenan en medio de una escena de miedo me sobresaltan y me dejan el corazón a mil.
5-durante toda la película tengo el control en la mano cosa de poder poner pausa pronto para escuchar los "ruidos" que tengo que escuchar, no sea cosa que me pase como a esos inexpertos que por ponerse los auriculares, escuchar música o mirar tele a gran volumen se pierden el "sonido" que les hubiese salvado la vida. El de las chirriantes bisagras del placard abriéndose para dejar cruzar el umbral, a las más oscuras y terroríficas pesadillas.


Por supuesto que el asesino no existe ¿o qué se pensaban? Y si existiese no le tendría miedo, ¿o acaso hay algo peor que el hecho de que se te aparezca un asesino que no existe?
Si existiese podría ser eliminado, en cambio si no existe, jamás será eliminado y entonces existirá por siempre.
Pura lógica.



Esperando a Shrek
















Desde hace siglos que la gente viene creciendo bajo la poderosa influencia de los "cuentos infantiles". Perrault, Hermanos Grimm, Andersen, escritores que durante toda mi vida consideré "sanos" y que marcaron definitivamente la vida de tantos.
Desde aquí hago un llamado a todas las madres del mundo para que se destierren para siempre, al menos como cuentos infantiles.
Piensen un poco:
El príncipe se enamora perdidamente de "La bella durmiente" por que es hermosa pero está dormida, lo que quiere decir que crecimos aprendiendo que las mujeres teníamos que ser mudas o estúpidas peeeeero por supuesto hermosas (el príncipe se enamora SOLAMENTE de su belleza).
Lejos, más y más lejos en "peligrosidad mensajística" está Blancanieves de quién se enamoran cuando está muerta, lo que es CASI lo mismo pero peor aún, porque encima de muda, es frígida.
La Cenicienta no vale nada si no está vestida como una diosa. Aunque el mito de la "sirvienta que se casa con el millonario" sigue hasta nuestros días en miles de películas y teleteatros y lo que es peor, en la cabeza de muchísimas mujeres que siguen creyendo que sin "el" nunca van a ser nada como dicen los cuentos o en la cabeza de muchos hombres que quieren a la super ama de casa bellísima a la que si sacan de pobre siempre será de ellos.
En "nefastuosidad" no se queda atrás "El gato con botas", que ayuda a su dueño a hacerle creer a la princesa que es millonario (aunque es un mendigo) y así se casa con ella (o sea, mintiendo, por que si dice la verdad (que es pobre), no lo quiere nadie).
A Hansel y a Gretel, los padres los abandonan cruelmente en el bosque por falta de dinero y encima ellos "asesinan" a una anciana aunque pueden perdonarse por que era una anciana caníbal.
En Caperucita Roja, el lobo se desayuna la abuelita por culpa de que la pendex cometió la pelotudez (mujer tenía que ser) de hablar con desconocidos.
En "Jack y las habichuelas mágicas", el chico le "roba" olímpicamente y con descaro al ogro mientras duerme. Y se supone que hizo genial. Encima también lo mata por que cuando el ogro lo persigue (consideren que le robaron SU gallina de los huevos de oro) Jack corta el árbol gigante haciéndolo caer desde semejante altura. Pero no importa por que era "ogro" y a los "ogros" hay que matarlos a todos.
El "Patito feo" es feo por que es "negrito y petiso" y por eso NADIE lo quiere y lo discriminan, pero por suerte cuando crece se pone hermoso... o sea, "blanco y alto" (se convierte en cisne).
En los "Tres Cerditos" te enseñan que si te divertís, escuchás música, bailás o (lo peor de todo), tocás algún instrumento musical, morís. Directamente.
Así como el mensaje hacia las mujeres es una porquería, no se queda atrás el dirigido a los hombres: Si no sos príncipe poderoso y millonario y valiente, NUNCA vas a encontrar a una mujer que valga la pena.
Ahora parece haber una "lucha de mensajes" entre Disney y la Warner.
A mi las películas de Disney me encantan, pero admitamos que a nivel "meterle a un chico cosas en la cabeza" son un desastre, está mucho mejor enseñarle que lo importante no es lo que parecés si no lo que sos, y que si te mostrás tal cual sos, la cosa puede ser más fluida.
Por si no se entendió lo último: ¡Aguante Shrek!

Está la mosca común, la mosca verde (o de cresas) que es la que pone los huevos, el moscardón que es igual a una mosca pero grande y peluda (si, bueno, malpensados, otra descripción no tiene) la mosquita que es igual a una mosca pero chiquita también conocida como "mosca de la fruta". Mosca, mosca de cresas, moscardón, mosquita.

¿Qué tiene de mosca el MOSQUITO?
Debería llamarse "mosquito" a una mosca macho recién nacida, o sea al hijito varón de las moscas, de lo contrario, habría que considerar renombrar a la especie "mosca" con nombres que no tengan nada que ver con el mosquito quien por cierto está mucho más cercano a Drácula que a la mosca.
Como renombrar el mosquito se me ocurre difícil, creo que lo mejor es matarlos a todos, por ende este blog se declara en contra de los mosquitos que, además de chupar sangre y sacar ronchas, se hacen llamar así con la manipuladora intención de generar cierta ternura al suponer que es un ser "hijito".

Reunión de consorcio

Se podría decir que la reunión de consorcio de anoche fue la mejor que he tenido en mi vida aunque nunca se sabe.
Deberían haber visto pobrecito al viejo que nos administra. Aunque en cierta forma Alberto tenía razón, me partió el alma.
Hay que ver lo mal que lo trató el hijo de puta mientras exponía sus motivos en contra.
A un costado estaba Luisa, su mujer que se cree un poco Evita aunque la pobre ni siquiera le llega a Esther Goris.
Y cuando digo que Alberto es un hijo de puta no lo digo porque sí. De todas formas hay que reconocer que es inteligente. No cualquiera hace el trabajito que se mandó el para defenestrar tanto a una persona.
¡Qué lástima que me dio el administrador!!!
Una tras otra le enumeró las cagadas que se había mandado con un tonito que daba asco.
Con lentitud, con calma, arrastrando las palabras...
Al término de cada cagada que enumeraba se mandaba una frasecita del estilo de "no hace falta ser demasiado inteligente para resolver esto me parece"
-Escuchame Alberto -interrumpió la del octavo- ¿me querés decir porqué en vez de esperar hasta hoy para decir estas cosas no se lo ibas diciendo a el para que lo corrija a medida que pasaban o avisabas a algún miembro del consejo?
Alberto siguió imperturbable enumerando las cagadas del viejito, claro que no se imaginaba que este iba a decir la línea que haría detonar la bomba.
-Disculpenmé gente, pero a mi nunca antes me habían tratado tan mal en mi trabajo, así que yo en estas condiciones no puedo seguir trabajando para ustedes.
Renuncio.
-¿Sabés que pasa Alberto? -se ofuscó la del octavo entre el murmullo general- ¡que vos sos un guacho, porque organizaste todo a propósito y no era necesario llegar a esto, así que hagan lo que quieran, yo de acá me voy!
Lo que siguió fue realmente genial.
No puedo precisar exactamente los tiempos, pero la del octavo se empezó a subir al ascensor, y la siguieron dos vecinos que asentían sobre la hijoputez de Alberto.
Yo estaba justito al lado de su esposa (La de Alberto que se cree Evita), y pensando que la cosa estaba terminando empecé a tomar envión para irme cuando un grito me bombardeó el oído.
-¡TE DIJE ALBERTO QUE NO ABRÁS LA BOCA PORQUE ACÁ SON TODOS UNA MIÉÉÉRRRDÁÁ!!!
Una milésima de segundo de silencio y el ascensor que todavía no había arrancado se abrió de repente. Salieron las tres que se iban de adentro con la del octavo a la cabeza.
-¿Qué te pasa a vos?, ¿A quién le decís mierda?
-¡YO A VOS NO TE HABLÉ!... -contestó la Símil Esther Goris dándoles la espalda y hablándole a su marido- ¡TE DIJE ALBERTO QUE NO DIJERAS NADA QUE ERAN TODOS MIÉÉÉRRRDAAAAS!!!!
Todos la mirábamos sorprendidos, también se escuchaban murmullos.
-¡Escuchame maleducada, vos me estás tomando por pelotuda, que te creés que no sé que me estás diciendo mierda a mi!!
-SI, VOS TAMBIÉN SOS UNA MIÉÉRRRRDAAAA!!!
-¿Cómo vos TAMBIÉN?, -saltó una de no sé donde a la que nadie le había hablado- ¡yo no soy ninguna mierda!
-¡A VOS NO TE DIJE MIERDA!
-¡No tenés derecho a decirle mierda a nadie!- agregó otra.
Yo miré para adelante y mis ojos se posaron en una chica de unos veinte años que asistía a su primera reunión de consorcio y que estaba tan tentada que le caían lágrimas, así que teniendo en cuenta que Símil Esther estaba justo al lado mío, miré hacia abajo y me dediqué a seguir escuchando.
-¡HUBIESES DEJADO QUE SE LES CAIGA EL EDIFICIO ENCIMA, PORQUE SON TODOS MIÉÉÉRDÁÁÁSSS!!!!
-Esta mujer está alterada... -dijo alguien.
-Luisa ¿Porqué no te tranquilizás? -acotó el marido
-¡PORQUE SON TODOS UNA MIÉÉÉRDÁÁÁÁ!!!!
La viejita que tenía al otro lado se me acercó y me susurró al oído.
-¿Porqué les dice mierdas?
-¡Tu marido y vos son dos hijos de puta que se quieren llevar el mundo por delante!!! -gritaba la del octavo.
-QUE SE LES CAIGA EL EDIFICIO ENCIMAAAA!!!
-¡Loca de mierda sos vos!
-¡¡¡¡MIÉÉÉRRRDÁÁÁS!!! ¡¡TODOS MIÉÉÉÉRDÁÁÁSSS!!!

En tres días tenemos la segunda reunión porque esta obviamente terminó para la mierda aunque fue la mejor que tuve en mi vida y dudo que se vuelva a repetir algo como eso por que dicen que segundas partes nunca fueron buenas, pero nunca se sabe.

Siempre habrá gente a la que si le contás algo malo que te pasó, le haya pasado algo peor, y si lo que les pasó NO es peor, se ocuparán de que sepas de que en SU caso, SI es peor.
A primera vista parecería una simple competencia por ver quién sufre más, pero tras la macabra batalla, se esconde en realidad el deseo de que uno los admire por su coraje, sacrificio y valor ante las adversidades de la vida, por que (sépanlo), ellos SIEMPRE sufrirán más.
Ojo, no hay que confundir al que te dice, "si, te entiendo por que yo pasé más o menos por lo mismo", y te das cuenta que realmente te entiende o al menos hace un sincero esfuerzo por hacerlo.
Esto es distinto, esto sería algo así como... "¿Vos te quejás por eso? (léase "esa boludez"), ¡Y yo entonces, qué tendría que hacer?!"..., con lo cual, uno termina sintiéndose tarado y débil por sufrir por semejante nimiedad, y encima incomprendido, por que para ellos NADA es peor que lo que a ellos mismos les pasa.
La solución a esta situación circular de infelicidades, es empezar a contarles sufrimiento tras sufrimiento, con lo cual triplicarán tanto sus esfuerzos por sufrir más que nosotros, que finalmente nuestro dolor se verá reducido a nada al lado del suyo y por contraste, pasaremos a tener una vida terriblemente feliz, lo que significará la felicidad absoluta para todos y para siempre.


Quiero una aventura.
No me malentiendan, lo que yo quiero NO es una aventura amorosa.
Lo que quiero es una aventura de película. Algo del estilo de Indiana Jones o cualquiera de sus derivados.
También se aceptan aventuras espaciales de todo tipo, aunque supongo que la posibilidad de que me encuentre atrapada sin querer en una nave espacial con rumbos maravillosos justo en el momento del despegue es mucho menos probable que la de encontrar una caverna inexplorada que llegue al otro lado del mundo al pisar una baldosa floja en las profundidades del subte B.
Otra posibilidad es que se rompa accidentalmente una parte de alguna pared de mi casa y que encuentre detrás una especie de escondite secreto con el mapa de algún tesoro y de paso, una suma considerable en oro con que poder patrocinar la búsqueda de la isla misteriosa por los mares caribeños.

Aventuras. De esas que mientras se están viviendo uno quiere que se terminen rápido y cuando terminan las quiere vivir de nuevo. Que se puedan contar, que sean divertidas, que al final no muera nadie y que cambien mi vida para siempre.
Por que quiero un cambio. No de casa, ni de trabajo. No de "pasar de estar sola a acompañada". Esos son cambios mínimos. Cambios que "son" en un principio o mientras dura el estímulo pero que en cualquier momento pueden hacerte volver a lo de antes, un poco distinto, pero casi igual.
Yo quiero un cambio gigante del que no haya vuelta atrás. Un cambio de película.
Y lo quiero ya.

Dormir dos veces

Una de las cosas que más detesto es despertar diez, quince o hasta veinte minutos antes de que suene el despertador por que no sólo es tiempo de sueño perdido (difícilmente pueda volver a dormir), si no que además sé que mi jornada laboral, a la que le falta tanto para terminar, se ha cruelmente estirado esos minutos que resultarán interminables al final del día.
Como recompensa está el "otro" despertar.
¡Qué divino abrir los ojos en mitad de la noche y ver que todavía quedan tres o cuatro horas (casi media noche entera) para seguir durmiendo! Es casi como tener una noche más de sueño.
Dormir dos veces con el respectivo placer de ir quedándome dormida, que es uno de los placeres más hermosos del dormir.


Hay gente que le echa la culpa de sus problemas al diablo o al destino.
Es una forma fácil de no hacerse cargo de la propia vida.
Yo tengo una amiga que no cree ni en el diablo ni en el destino, pero cada vez que uno le cuenta que su estado de ánimo anda mal, dice que es por la luna.
-Es la luna.
-...
Me pregunto qué tendrá que ver la luna con mi estado anímico.
-la luna controla todo, por eso a los locos se les dice lunáticos y de los cambios de ánimo de la luna nació la leyenda del hombre lobo.
Así que a la luna últimamente la miro con cuidado.
Nunca se sabe en qué cosa extraña lo puede terminar transformando a uno cuando está llena.

Frases que significan otra cosa pero uno nunca lo notó

Charlando con amigos llegamos a la conclusión de que la frase "Donde hubo fuego cenizas quedan", que se suele aplicar para decir que "si hubo amor, pasión o lo que sea, siempre quedará algo", está en realidad muy mal aplicada.
Cenizas. ¿Qué son las cenizas? Las cenizas no son más que un polvillo grisáceo que se vuela con el viento.
Si pasás un plumero y un trapito húmedo, el lugar vuelve a quedar limpito. O sea que en realidad, cuando uno dice "donde hubo fuego cenizas quedan", lo que estaría diciendo es que "no queda nada que no se pueda borrar de un plumerazo".
Sería una cuestión de error interpretativo social.
Que el carbón tarde en apagarse e inclusive parezca que lo está cuando en realidad todavía está prendido, no significa que una vez apagado quede algo de el, y sólo si se "reaviva", el fuego se puede mantener prendido.
Y por cierto, "tardar en apagarse" no significa "arder eternamente"

Para mi en cine, no hay nada más macabro que las películas en donde los niños son "diabólicos".
Esa combinación de inocencia asesina que nadie distingue hasta que es demasiado tarde y ya todo está perdido, porque... ¿quien puede pasar más desapercibido como asesino que un niñito tierno de buena familia?, ¿quien mataría fácilmente a un chiquito que hace pucheros aunque esté segurísimo que tiene al mismo demonio adentro del cuerpo?
Y uno de los momentos que más me asustan,, es cuando desde algún lugar, el protagonista escucha "llorar un nene" y no sabe de donde viene el llanto.
No sé qué clase de cuestión psicológica habrá detrás de eso, pero el llanto no identificado de un niño adentro de una película de terror, es siempre tétrico.
Y ni hablar si se escuchan pasos o sombras de nenitos que "corren" jugueteando macabramente a las escondidas.

Sobre la educación sexual en los niños

Diálogo entre mi mamá y yo a propósito de la educación sexual en preescolar.

MA: -¿Viste que ahora quieren dar educación sexual en preescolar?
YO: -Si, cualquiera, o todo o nada.
MA: -Pero los chicos quieren saber... vos a mi me preguntaste por primera vez a los cuatro años en dónde "se hacían" los chicos.
YO: -¿Y qué me dijiste?
MA: -Y, que se hacían en la panza de la mamá.
YO: -¿y?
MA: -y entonces vos me preguntaste "¿Cómo?, ¿como una fotografía?"
YO: -¿?
MA: ...
YO: ¿y?
MA: - y no sé qué me habrás querido decir...¿no te acordás vos, que te acordás tantas cosas?
YO: - ni idea, no sé... qué se yo! ¿y qué me contestaste?
MA: -y... yo te dije que si... que como una fotografía...
YO: -¿y qué me quisiste decir?
MA: - ni idea, no sé... qué se yo...

(no sé si será genético, o será plagio)

Me di cuenta que a la hora de escribir la "verificación de la palabra", voy repitiendo en voz alta uuuuna por uuuuna cada letrita.
Como algunas veces me aparece la sillita para discapacitados por haberla escrito mal, la segunda vez que la escribo lo hago mucho más lentamente y, a cada letrita la repito con "lujo de detalles".
La cosa sería más o menos así:

Be laaarga - i latiiiina - zeeeeta - de de deeeedo - aaaaa - efe de fooocaaa

Todo mientras "miro" el teclado fijándome bien que cada letrita no se haya movido de lugar.
No, yo no tengo la voz como la de Homero Simpson, pero lo re-entiendo.

Su búsqueda no molesta


Como entraron a mi blog buscando "GENTE DESCUARTIZADA, FORMAS" acá van algunos datos que espero les sean útiles:

1) Es importantísimo asegurarse de que la persona a descuartizar esté muerta.
Recuerde: si está viva sangra y la sangre mancha y NO SALE. No, ni con "Skip".
2) Consígase un hacha potente. Imagínese cortando un hueso de churrasco. Es duro, así que piense que con un serrucho va a tardar demasiado. Lo ideal sería una sierra eléctrica, pero puede hacer mucho ruido y llamar la atención, así que un hacha es preferible.
De paso hace fuerza de brazos y tonifica los músculos.
3) Ahora sí, ¡A tronchar!

Lo que sigue queda librado a su creatividad.
Puede freezar los pedazos y dejarlos para después, enterrarlos, cocinarlos o embalsamarlos.
La cabeza por ejemplo puede embalsamarla y usarla de lámpara para el living. Siempre detesté los ojos de vidrio que usan los embalsamadores, pero la idea de que por las cuencas o por la boca sea por donde salga la luz, está buena y es original.
El resto lo puede cocinar. Con la grasa puede hacer jabón y con los huesos gelatina. En "Utilísima satelital" puede encontrar las recetas para estas dos últimas opciones.

Espero haber sido de utilidad, y por favor, tenga en cuenta que alimentar a sus animales domésticos con sobras de persona es SIEMPRE de muy mal gusto.

Cuando yo era chica creía que "quizás" los monstruos existían.
Mi idea era que los adultos nos mentían para tranquilizarnos, pero que en realidad SÍ existían.
Ahora ya no creo que "quizás" existan.
Ahora estoy segura.

Policías y ladrones

El negocio de la delincuencia es tan grande que parecería ser infinito, y nosotros estamos muy acostumbrados a creer que se terminaría con el fin de los delincuentes (entiéndase por delincuente a todo el que delinque incluyendo no sólo ladrones, violadores o asesinos comunes, si no también políticos corruptos, policías gatillos fácil, estafadores "guantes blanco" etc.), pero, ¿qué se hace con tooooodos los que VIVEN del "negocio" de la delincuencia?
"Policías" sería lo primero que se viene a la mente además de jueces, abogados etc. Pero eso es una parte chiquita.
Detrás de ellos, están las secretarias, los cadetes, las imprentas, los obreros que trabajan en las imprentas, los empleados domésticos que trabajan para toda esa gente, los colectivos que van y vienen a tribunales todos los días que se reducirían a menos de la mitad.
La prensa que dejaría en la calle a miles de personas, porque los noticieros o los diarios perderían el setenta por ciento de sus noticias y por lo tanto a toda la gente que está detrás como productores, maquilladores, iluminadores, sonidistas, etc.
Además habría que pensar en todos los trabajadores que perderían clientes como jueces y abogados que gastan dinero en casas, autos, restaurantes de lujo, ropa para ellos y su familia, viajes y que ya no gastarían por que no lo ganarían por que no existiría la delincuencia (o sea, que ni ellos serían ya delincuentes)
La delincuencia pasaría a ser una nueva rama de la ciencia ficción, pero antes, mucho antes y para que eso sea posible, habría que ubicar urgentemente a toda la gente que quedó en la calle por terminarse con la delincuencia.
Antes de que salgan a robar o a estafar para poder mantener a sus familias, generando así una nueva camada de delincuentes infinitos.

Secretos y confesiones a la hora de comer

Hay algunas cosas que suelo hacer a la hora de comer, que no las haría adelante de la gente.
En general son cosas bobas o manías, como por ejemplo sacarle primero todas las semillas a la mandarina para que luego nada se interponga entre el jugo de la fruta y yo. O tomarme directo del plato el zumo sobrante de algún durazno recién pelado.
Una de las cosas que más me gustan es tomarme el jugo de las ensaladas.
La de "tomate, cebolla y huevo duro" es la más rica a la hora de expresarse juguísticamente, pero no se quedan atrás la de "tomate, lechuga y cebolla" o la de "zanahoria, lechuga y huevo duro".
También me gusta comer la manzana con la boca medio abierta y de costado imitando el ruidito que hace mi perro cuando mastica manzanas.
Al pan lactal le saco toda la cascarita (que se la come mi perro), y me como solamente la miga. Eso me da culpas, y creo que tiene que ver con un trauma que me quedó de chica cuando una tarde en la casa de una amiga nos comimos todo el relleno de las Merengadas dejando la masa. Claro, que después la mamá nos "obligó" a comernos las galletitas solas sin el relleno al grito de "¡USTEDES QUÉ SE CREEN, YO ME MATO TRABAJANDO Y ACÁ TIRAN LA COMIDA ENCIMA QUE HAY GENTE QUE NO TIENE PARA COMER!!".
Y durante años no quise ni acercarme a las Merengadas, aunque todavía me sigo comiendo el relleno solo de las Rumba cuando nadie me ve.

Fantasías macabras a la hora de cortarse la luz.

Imagínense que están en el medio de una habitación que conocen bien y de repente se corta la luz.
Todo queda sumergido en una oscurísima negrura.
Como conocen bien el lugar, caminan con seguridad hasta un interruptor cercano y estiran la mano para ver qué pasa, pero en vez de tocar la perilla de la luz, o en su defecto la pared, tocan una boca, abierta, babosa y quien sabe si humana.

El maldito interrogatorio del primer día de clases

No hay situación más espantosa que cuando se empieza un curso de algo y el primer día te "obligan" a presentarte delante de todos con respuestas del estilo "cuestionario policial".
"Hola... soy tal... tengo tantos años, vivo en tal barrio y lo que "busco" es (aquí viene la parte psicológico/ inconciente/ metafísica/ insoportable del asunto)
Según el tipo de curso uno puede darse cuenta de si la gente que va lo hace para conocer gente, para desinhibirse, para hacer algo con sus horas muertas o simplemente porque le gusta ESO exactamente, pero igual hay que decirlo.
Y no es nada fácil.
Yo particularmente me paso tooodo el tiempo que tarda en llegar mi turno, ensayando mentalmente voces y "formas" de decir lo que quede más inteligente sin parecer soberbia y sin que me tiemble la voz, pero obvio que la voz me tiembla hasta en el subconsciente.
Por supuesto, durante esa espera de corazón tembloroso, no escucho NADA de lo que dicen los otros, pero como no me escucho ni a mí misma, estoy lejos de tranquilizarme pensando que los otros TAMPOCO me van a escuchar a mí.
EL peor puesto se lo lleva el primero de todos. No sé cómo hace la gente que es primera en estas cuestiones, yo creo que si a mi me tocara el primer turno lo único que atinaría a hacer es a repetir "jijiji" cada cinco minutos mientras intento explicar que me llamo Teresa y que mi edad no tiene importancia... jijiji.
Si te toca el último puesto uno ya está canchero porque ya todos los primeros te fueron dando letra y tenés un verso bastante coherente bien armado, así que eso no sería problema, pero hay que estar conciente de que en ese momento TODOS te están prestando atención, por que ya pasaron lo peor.
Y al día siguiente, recién comenzarás a conocer los nombres y las caras y la gente que no pudiste oír ni ver el primer día porque las tapó el interrogatorio para conocer los nombres y las caras y la gente.

Imposibilidades eternas de la comida casera

No hay caso, por más que lo intenten NUNCA conseguirán obtener caseramente hamburguesas como las de McDonalds o en su defecto las de Burguer King por que ni Good Mark, ni Granja del sol, ni mucho menos Patty o ninguna hamburguesa trucha que ande por ahí pueden conseguir reemplazar el sensacional Mc Royal con queso, o el Big Mac, o el Whooper.
NUNCA.
Otra cosa irremplazable es el postre "Serenito" ("Jimmy" y "Sandy" también cuentan) que ni "Exquisita", ni "Royal" pueden conseguir imitar por mucho que queramos creer en ello.
Y con respecto a los panchos, hice la prueba del "caldito" en el agua en donde se hierven las salchichas, pero tampoco dio resultado.
Los panchos, al igual que las hamburguesas de McDonalds no podrán ser caseros.
NUNCA.

Aunque lo intenten.

La vecina de arriba


Yo no creo en fantasmas, pero a veces cuando estoy sola, en mi casa se oyen pasos.
Es obvio que son del piso de arriba, sin embargo suelen sonar muy al lado mío y encima están descalzos.
No es particularmente algo que me de miedo, al menos si no pienso en ellos, así que cuando los escucho, me limito a asegurarme que no hay nadie visible y me olvido.
Una vez se quedó acá una amiga mía sola mirando tele.

A eso de las dos de la mañana me escuchó caminar en el living. Yo no estaba, pero ella jura y re jura que estuvo diez minutos hablándome desde el cuarto creyendo que yo había llegado hasta que se dignó a ir a buscarme a ver porqué no le contestaba, y por supuesto, no había nadie.
Otra vez pasó que mi ex pareja escuchó correr descalzo a alguien desde la cocina hasta el cuarto del fondo.
Como yo no creo en fantasmas para mí la cosa es simple: es la vecina de arriba.
Aunque ciertas noches me entra como una inquietud.
Y no es para menos.

Después de todo, la pobre mujer hace ya diez años que está muerta.

Muchas veces sueño que estoy soñando.
Como a estos sueños los puedo "direccionar" y manejar como yo quiero, podría cumplir en ellos todos mis deseos, pero siempre aparece el mismo impedimento, el miedo a estar muriéndome en la vida real.
Por ejemplo, si al descubrir que es un sueño decido tirarme desde un barranco y volar, en la mitad del vuelo sobreviene el miedo y entonces empiezo a caer. Intento convencerme de que al no ser real seguramente terminaré de caer sin que me pase nada malo, pero entonces aparece la lógica que me dice que quizás en la realidad mi edificio se está derrumbando y que si no me despierto voy a morir aplastada.
Sólo dos palabras bastan para abandonar las aventuras:
"Quiero despertar"
Cuando despierto me quedo muy quieta y arrepentida de haberme asustado. Intento retomar el mismo sueño esta vez dispuesta a disfrutar del vuelo pero apenas estoy nuevamente en el borde del abismo vuelve a atacarme el miedo.
Ahora directamente evito tirarme. En diez segundos estoy olvidando que estoy dormida y pierdo la posibilidad de volar hasta el próximo sueño.
Hasta el día de hoy, nunca conseguí llegar a las nubes.

Una advertencia sobre el peligro mortal de comerse las uñas

Por supuesto mi mamá, como todas las madres, para que no me trague el chicle me había dicho que si me lo tragaba se me iba a quedar pegado en el estómago (¿o acaso a alguien NO se lo dijeron?), por eso el día en que por primera vez me lo tragué sin querer, lo primero que hice fue ir a que ella me salve la vida.

-¡BUAAAAAAA!!!!! MAMÁÁÁÁÁ!!!!,ME TRAGUÉ EL CHIIIICLEEEEE!!!!
-¿Y qué tiene?
-¡QUE SE ME VA A PEGAR EN EL ESTÓMAGO!!!!! BUAAAAAAA!!!!!
-bueno, pero no pasa nada, quedate tranquila...
-¡¿CÓMO NO PASA NADA?!! (snif snif) ¡¿NO ME PUEDO MORIR??!!!
Como la pata ya estaba metida y el verso estaba hecho, para no perder credibilidad me contestó:
-Noooo teresa... para eso te tenés que tragar muuuuchos.
-...ah, ¿si?...
-y si... con uno solo no alcanza.
-...

Y así aprendí que por tragarme un chicle no me iba a morir.
Claro que por las dudas las uñas no me las como.
Que un chicle se me pegue en el estómago vaya y pase, pero lo que nunca voy a permitir bajo ningún concepto es que un puñado de uñas arrancadas me desgarre la panza por dentro.

Tresela

Una cosa que me pone de mal humor es que me hablen cuando hay mucho ruido de fondo.
Por ejemplo, es muy fastidioso cuando caminando por la calle pasa un carro de bomberos o pasás por alguna obra en construcción en la que están usando el martillo neumático y alguien que te está hablando, en vez de esperar a que pase el ruido, sigue como si nada.
Lo que más me molesta es cuando me hablan mientras YO estoy haciendo algo ruidoso. Supongamos lavar los platos.
De repente escucho que "Z" (pongámosle que estoy con alguien que se llama "Z") desde el living me habla como si yo estuviese en pleno silencio...

Z: "El riaexó tresela, leirro ner lo vemos..."
YO: "(¿qué diiiijo???) ¡NO TE ESCUCHO, ESTOY LAVANDO LOS PLATOS!"
Z: (aumentando la intensidad pero sin moverse del lugar) "¡El riaexó tresela, leirro ner lo vemos!!"
YO: "¡NO TE ESCUCHÉ NADA, SI QUERÉS VENÍ ACÁ!"
Z: "¡¡EL RIAEXÓ TRESELA, LEIRRO NER LO VEMOS!!"
YO: "¿QUÉ COSA VEMOS????"
Z: (empezando a enojarse pero inflexible en su no moverse del lugar) "¡¡EL-RIAEXÓ-TRESELA-LEIRRO-NER-LO-VEEEMOSSS!!!"
YO: (que por fin cierro la canilla y ya podría escuchar bien lo que me dicen) "¿QUIÉN ES TRESELA???"
Z: "¿TRESEELAAA?? ¿QUIÉN DIJO TRESELA?, ¡SORDA!"
YO: "¿Qué decías que vemos?"
Z: "¡Yo no dije que vemos nada!"
YO: "Dijiste algo de que vemos a Tresela!"
Z: "Ay, nada que ver, bueno, ya fue, dejalo ahí"


Siempre lo mismo...
Por eso me molesta tanto que me hablen cuando hay ruidos de fondo.
¡Por que al final nunca me dicen quién es Tresela!

El fin de las estadísticas y del mundo conocido

El mundo se maneja para todo con estadísticas, (negocios, viajes, compras, publicidades etc) aunque es bien sabido que a veces, las excepciones existen. En su cuento "Pequeña historia tendiente a ilustrar..." etc, Cortázar
expuso lo insoportable que le resulta al hombre la repetición de las excepciones y lo frágil que resulta el mundo conocido cuando las reglas se rompen una y otra vez.
Pero..., ¿Cuántas veces puede repetirse una excepción para que confirme la regla?
¿Hasta cuántas veces puede repetirse sin que se considere que en realidad se ha invertido la regla y que en realidad la regla ahora la constituye la excepción?
Supongamos que tengo que viajar en avión a X lugar y justo diez días antes de mi viaje se cae (por accidente comprobado) un vuelo al mismo lugar. Se podría decir que ahora puedo viajar tranquila, porque según la ley de estadísticas, azares y probabilidades la probabilidad de que mi avión caiga accidentalmente diez días después es casi nula.
Ahora supongamos que siete días antes de mi viaje vuelve a caer, también por accidente, otro vuelo al mismo lugar.
Digamos que la probabilidad de que yo tenga un accidente yendo hacia allí, se transforman en nulas, pero algo empieza a movilizar las leyes estadísticas.
Entonces, cuatro días antes de mi vuelo (que nunca saldrá) cae un tercer avión.
Esta vez, se detiene el vuelo aéreo a ese lugar y se inicia una investigación de fondo que a lo único que lleva es a que fue un accidente, y que terroríficamente la ley de estadística (en X) está invirtiéndose.
Para rematarla, un grupo de valientes decide hacer un vuelo un día antes de lo que sería el mío que por cierto está interrumpido para siempre, y, si bien el avión este NO cae, debe realizar un aterrizaje de emergencia con heridos leves.
Los viajes aéreos a X se cierran para siempre porque ya nadie quiere volar hasta allí.
Por otro lado, cada vez que cae un avión a algún lugar, la gente deja de viajar a ese lugar en la semana subsiguiente.
Con el tiempo, las empresas aéreas empiezan a cerrar porque alrededor de la ley de estadísticas que dice que es mayor la probabilidad de tener un accidente en tierra que en avión, comienza a girar el mito de que no es cierto, porque en cualquier momento esta ley puede invertirse, y este es el fin de los aviones que tan maravillosamente bien nos han servido desde su creación hasta nuestros días.
Por supuesto, ahora las estadísticas son miradas con otros ojos, porque se sabe que en cualquier momento pueden ya no dar paso a las excepciones, si no, peor aún invertirse, por lo que las mismas quedarían destruídas para siempre.
De haber tenido paciencia, quizás nunca más en la vida (después de ese último aterrizaje forzoso) hubiese habido una accidente aéreo yendo hacia el lugar X.
O quizás si.
Quien sabe.

Como evitar que una cucaracha te ataque mientras dormís

Algo que no admito bajo ningún concepto es irme a dormir sabiendo que una cucaracha o una araña merodean libremente por la casa.
Si hay cualquier insecto lo suficientemente impresionante, asqueroso o picador suelto, nadie puede detenerme hasta no verlo muerto.
Si por algún motivo el bicho desaparece justo cuando parto en busca del Raid (¡jamás aplastaría una cucaracha!... ¡jamás!), lo busco hasta dar con el y me aseguro de que esté bien bien muertito antes de sentirme libre. Por las dudas lo junto amorosamente con la palita, lo tiro al inodoro y aprieto bien el botón. El asunto de juntarlo con la palita es difícil, porque por ejemplo las CASI inmortales cucarachas suelen "parecer" muertas pero empiezan a agitarse repugnantemente en el momento en que la pala las toca, así que antes tienen que NADAR en Raid. Si la cucaracha no NADA en Raid, es peligrosa porque uno puede soltar la pala sobresaltado en cuanto la muy guacha se mueva y se corre el riesgo de que el bicho caiga justo encima de uno mismo.
Y NUNCA tiro un insecto a la basura, no vaya a ser que resucite y durante la noche se vaya directo a mi cuarto para vengarse de lo que le hice.

Uno querría que sus primeros recuerdos sean claves para entender el resto de su vida sin necesidad de análisis. Que sean recuerdos importantes llenos de magia o dramatismo, que sirvan para filmar una película inolvidable, pero no siempre es así.
Yo tengo bien identificado el primer recuerdo "inútil" de mi vida: el del día en que el hombre llegó a la luna.
Yo tenía tres años. Estábamos sentados en la mesa del comedor mis padres y yo mirando la televisión.
Por la disposición de la mesa, quedábamos mi papá y yo mirando a la tele de frente y mi mamá se tenía que dar vuelta y darnos la espalda.
Mi recuerdo empieza cuando mi mamá (que estaba mirando un programa) se da vuelta para mirarme a mi, lágrimas salían de sus ojos, y con tono de quince telenovelas juntas del difunto Migré me dice:...
"¡NUNCA te olvides de este momento Teresa!!...¡¡NUNCA!!!"...
Y no me lo olvidé nunca. Aunque no sé para qué me lo quiero acordar. Es más, creo que ni mi mamá debe saberlo.

La repetidísima imagen del hombre caminando en la luna.

"Ella", la computadora asesina
















A veces, si por accidente uno descubre ciertos secretos que no debería haber descubierto nunca, puede salvar su vida simplemente simulando que no vio nada.
A veces el hecho de que "se sepa que se saben", son la fina línea que convierte un futuro seguro, en incertidumbre.
En muchas películas o novelas de ciencia ficción se ha hablado sobre la posibilidad de que una computadora cobre vida propia y siempre con resultados catastróficos, pero hay momentos en los que los bordes de la realidad comienzan peligrosamente a desdibujarse.
Julio Verne describió a mediados del 1800 un viaje a la luna en un maravilloso cohete perfectamente contemporáneo y con impensados detalles.
En la novela "El juego de Ender", todas las computadoras están conectadas a "la red", casi todas las personas tienen su "notebook" (o computadoras personales que se llevan como un maletín), se mandan correos privados, se meten en foros y cambian sus "nicks" mientras Ender, un chico genio, ensaya una y otra vez un fascinante juego de pc ¿virtual?. Lo increíble del libro es que fue publicado en 1984 y está basado (toda la parte del contemporáneo juego) en un cuento de 1977.
A veces pasan cosas que si bien alguna vez fueron ciencia ficción, en determinado momento no preciso han cruzado la línea. A mi me pasó una de esas "cosas" ayer...
Siempre que en mi casa se corta la luz aunque sea por unos segundos, o esas veces que titila peligrosamente, mi pc se apaga y se reinicia sola. Si se corta durante un rato más largo, se apaga definitivamente.
Anoche se cortó la luz en mi casa como durante 40 segundos, y "Ella", mi pc, ni se mosqueó.
Cuando se apagó la luz, me empecé a levantar para buscar la linterna pero algo me llamó la atención, "Ella", seguía brillando imperturbable mientras yo me quedaba quieta esperando la oscuridad definitiva que nunca llegaría.
Como a los quince segundos me empecé a preocupar. Moví el mouse pensando ilusamente que era la imagen que había quedado en el monitor, pero seguía allí. Pensé en cambiar de página para ver que pasaba, pero una fría intuición me dijo que no lo haga. Algo muy grande estaba pasando.
Cuando iba a apagar la pc por mi cuenta, ya con linterna en mano volvió la luz.
Todavía me pregunto qué hubiese pasado si hubiese tenido que llegar a la última instancia y hubiese seguido encendida aún después de desenchufarla.
Por ahora todo sigue igual.
En apariencia, porque un nuevo y aterrador conocimiento está en mi poder:
"Ella" está viva, y lo que es peor...SABE que la he descubierto
.


Cuando yo tenía un año y medio, mi mamá me entregó a una guardería durante un día entero.
Me acuerdo que yo quería hacer pis, y se lo dije a la pobre chica que nos cuidaba.
Ella me llevó a un baño grande en dónde había como cuatro "inodoros pelela". Cada inodorito era la cara de un personaje de Disney con la boca abierta.
Me acuerdo que me hizo sentar ahí y ella (pobre) se quedó en la puerta del baño mirando hacia afuera esperando que yo haga pis.
Claro que para mí, era como darle de tomar pis a Tribilín (porque me había sentado en la boca abierta de Tribilín), y no pude.
Dos o tres veces más le pedí, y nunca pude hacer nada, pese a que probé también en Mickey y en Donald.
Hace poco, le comentaba a mi mamá que una amiga mía iba a tener que dejar a su nene de tres meses en una guardería (ahora "jardín maternal") pero estaba viendo a ver si se lo podía cuidar la cuñada.
-Si, mejor- me dijo mi mamá -yo te llevé cuando tenías un año y medio. Ya no usabas pañales hacía como seis meses, y sin embargo cuando te fui a buscar te habías hecho pis encima, se ve que no te dieron pelota porque vos siempre pedías.
-¡si me dieron pelota!- me acordé yo, y le conté lo del inodoro de Tribilín.
-¡uy. qué memoria!, Es cierto... tenían unas pelelas divinas con la cara de todos los personajes de Disney, y pensar que yo me enojé con la pobre chica que me juró que te había llevado al baño como tres veces!
-me llevó, pero es que era imposible hacer pis ahí... imaginate, era como que me entregaran de comer a Tribilín!
-es cierto, no lo había pensado, y menos mal que ninguno tenía dientes!
-además, esas pelelas eran las precursoras de la coprofagia!!!
-¿qué es eso?
-gente que come caca.
-ay, qué asco!, Minie comiendo caca!!!
-y Tribilín!!!

-y ¿tendrían algo que ver con la famosa colonización Yanki a través de los dibujos de Walt Disney?
-seguro, erme querían hacer creer que podía "cagarme" en Tribilín, pero en realidad no podía hacer ni pis, el colmo de la dominación!
-ahora, lo que no entiendo es porqué no me dijiste nada en ese momento, yo me enojé con la pobre chica de la guardería...
-¿yo hablaba al año y medio???
-no...
-o sea que ya de bebé era una manipuladora yo.
-si, una guacha, y pobre la chica...
-y si...
-y te había pintado las uñas...
-¿si?
-si, pobre chica...
-si... pobre...

Siempre quise que un ovni baje justo en el patio de mi casa y me lleve a dar una vuelta por todo el universo, dejándome la misión de transmitir un mensaje de paz universal con todo el apoyo y ayuda de los gobiernos y comunidades intergalácticas para hacerlo.
¡Lástima que el patio de mi casa sea tan angosto para que baje un ovni!


Cuando yo era recepcionista, trabajaba en un lugar que estaba justo a media cuadra de las vías del tren y para tomar el colectivo a la salida, tenía que pasar por ahí o hacer un rodeo de tres cuadras.
En la entrada de la empresa había como una cabinita en donde estaba la gente de seguridad. Tenían un jefe enorme y gordo que había sido (o era) policía y bombero y que tenía aspecto de sádico y daba un poco de miedo, pero tenía un humor negro que a mi me divertía bastante.
Mi tarea era, además de estar en la recepción, atender un conmutador con varias líneas de teléfono.
Pasó que una vez una mujer se tiró abajo del tren, justito en la parte de las vías que estaban a 30 metros de nosotros y el gordo "Mele" fue a ayudar.
-No sabés Tere cómo estaba la minita!!!
-Ay bueno, no me cuente Mele que me da impresión.
-Nooooo! un espanto... estaba destruida... no sabés!!!
-Bueno no, no sé ni me importa... basta.
-No tenía cara!!!
-MELE, LE CORTO!!
-temblaba como un sapito pobre mujer!!!
Le corté.
Durante todo ese día, cada tanto me llamaba alguien de seguridad y escuchaba la voz de Mele al mejor estilo relator de película de terror bizarra:
-Caaaarne picaaaaadaaa...
Yo le cortaba y al rato volvía a la carga...
-todavía estaba calentiiiitaaaa...
Clic.

Cuando llegó la hora de irme el lío había terminado hacía como tres hora, así que me disponía a hacer mi recorrido normal y cruzar por la zona del "accidente" hasta que saludé a Mele.
Yo nunca pensé que una frase supuestamente en joda pudiese generar tanta fobia pero la verdad es que logró que durante dos meses enteros no pasara por la barrera esa y que diese un rodeo de tres cuadras para tomar el colectivo.
-Chaaaau Meeele, hasta mañaaana- dije yo con el mismo tono de pelotuda alegre de todos los día.
-Chau Tere- me contestó el gordo.
Caminé unos pasos ya dándole la espalda y escuché que agregaba con tono rebozante de sadismo...
-Tené cuidado por donde caminás, mirá que te dejé de recuerdo un ojito sobre los rieles...
No lo vayas a pisar.

........................................................................................

Si, muy gracioso, pero por las dudas me fui por el otro lado.
A ver si era cierto y yo iba y le pisaba el ojo a la mina.

Amo ir al supermercado.
En el supermercado me siento como en un parque de diversiones en donde en vez de juegos hay productos para mirar. Muchos.
Me encanta sobre todo la góndola de "perfumería" y la de "artículos de limpieza".
Me encantan los jabones, las sales de baño que nunca uso, los desodorantes para el inodoro que tengo en stock y cualquier producto limpiador que tenga riquísimo perfume o que asesine bacterias a lo loco sin dejar vivo ni medio hongo pero sin lavandina.
Obviamente, siempre termino comprándome unos 15 productos más de los que tenía que comprar.
La góndola de los vinos es un caso aparte. La recorro toda mirando y leyendo las etiquetas de los vinos caros como si entendiese algo y al final nunca compro ninguno.
Se podría decir que el supermercado en como un mundo de felicidad y frivolidad asociado a los sábados al mediodía, que es un día de buen humor y de comprar de más.

Yo sostengo que si juntásemos los productos de más que compra toda la gente que va a todos los supermercados de la Argentina durante una semana, se podría abrir una cadena paralela de supermercados basada en esas cosas que nunca nadie va a usar, pero que es imposible no comprar.
Imagínense un supermercado de productos de más en dónde la gente además de comprar los productos de más que quería comprarse, compra productos de más. Esto lógicamente llevaría a la creación infinita de supermercados de productos de más que se autoabastecerían a sí mismos.

Siguiendo este parámetro, se podría obtener la solución definitiva a los problemas del hambre. En vez de donar fideos, se donarían sales de baño que inclusive se pueden vender mucho más caras que los fideos.
O sea que el dinero de las ventas de los "Álpedis" supermercados, estaría destinado para pagar la mantención de los locales y sueldos del super, y el resto a organizar otros supermercados paralelos de productos comestibles de distribución gratuita.
Así, uno llegaría un alegre sábado llena de productos de más, sabiendo que no fue tan sólo un inútil ataque de frivolidad, si no una inversión al mejoramiento y a la paz universal, y libre de esos sentimientos de culpa tan molestos que hacen que uno se pregunte un mes después cuando ya es tarde para cambiar: "¿para qué carancho me compré esto que nunca voy a usar???".

A la mayoría de la gente puede sonarle raro, pero yo detesto ir a comprarme ropa. Sobre todo en invierno.
Ojo, no es que no me guste la ropa, lo que no me gusta es probármela.
Primero cuelgo la cartera en la perchita de la pared y procedo a desvestirme.
El instante en el que terminé de hacerlo es el que más detesto.
Piénsenlo, podría suceder cualquier cosa y yo tendría que salir corriendo en ropa interior mientras el shopping se derrumba a mis espaldas y voy pisando dolorosamente los cascotes con los pies descalzos.
Una vez en la calle, mientras todos agradecen haber salvado sus vidas y se alzan las primeras voces de justicia contra los culpables, yo estaría allí, sabiendo que al día siguiente estaré resfriada.
Y las llaves de mi casa...
¡Cómo extrañaría las llaves de mi casa que quedaron adentro de la cartera colgada de la perchita en la pared del probador!

Mi papá el pintor

Es sorprendente como cuando uno es chico depende tanto de la opinión ajena para ser feliz y como se necesita ser igual a los otros.
Es sorprendente como cuando uno es chico las emociones pueden subir y bajar con unas palabras.

No sé si todavía se usan, pero cuando yo iba a la primaria, nos hacían llevar "toc tocs" que eran palos de escoba cortados en secciones de unos veinte centímetros de largo que golpeados entre sí se usaban para acompañar canciones en los coros.
La cuestión es que la primera vez que tuve que llevar unos, mi papá (artista el), no tuvo mejor idea que pintar mis toc tocs con unas enormes margaritas blancas de centro amarillo sobre un fondo carmín oscuro brillante.
Yo llegué a la primera clase de música de mi vida escolar y saqué inocentemente los palos a la par que otros compañeros.
Mientras los iba terminando de sacar de mi bolso e iban quedando completamente expuestos noté que todo el resto de los alumnos tenía toc tocs "normales".
Palos de escoba recortados "normales" y como mucho lijados o barnizados.
Muchas miradas se estaban posando en mis engendros únicos y llenos de flores.

Yo soy de las que se ponen coloradas "ahora", pero antes me ponía violeta.
A medida que la vista de mis compañeros se fijaba en mis palos horripilantes, sentía subir el fuego en mi cara sabiendo que era demasiado tarde para ocultar esas monstruosidades anormales que había hecho mi papá a quien estaba empezando a odiar por equivocarse tanto.
Y tenía muchas ganas de ponerme a llorar.

Muchísimas.
-¡Qué hermosura!- me acuerdo que dijo la primera voz
Los chicos se me empezaron a acercar, y también la maestra.
-¿A ver?, ¿quién te los hizo?
-¿De dónde los sacaste?
-¡Qué lindos!
-¿Quién te los regaló?

-¡Te los cambio por los míos!
-¿Me los prestás?
Y yo me quedé ahí, bajando de nivel, hasta que pude articular que los había hecho mi papá "que es pintor".
Y dudo que nunca haya habido en el mundo alguien más orgulloso y feliz que yo con sus toc tocs.

Cadena que me pasó Pipita

1) Qué hora es: 10:30
2) Nombre: Teresa
3) Cantidad de velas que aparecieron en tu última torta de cumpleaños: tengo 40, vela en la torta apareció una.
4) Estuviste enamorada antes?: PFFFFFF!!!!! (con mucha escupida salpicada)
5) Estas enamorada?: No
6) Tu cumple es el?: 28 de Enero
7) Religión: ninguna, ni de familia ni por opción, y con esto no estoy diciendo si creo o no creo en Dios.
8) Te has emborrachado?: seeee!!
9) Amaste tanto a alguien como para llorar?: PFFFFFF!!! (más saliva salpicada)
10) Estuviste en un choque de autos?: si, pero chiquito.
11) Cómo andás vestida?: crota, como siempre que estoy trabajando.
12) 2 o 4 puertas?: cuatro, dos es mucho esfuerzo.
13) Sprite o Seven Up?: Aguante la Coca Cola!!! (existe todavía la Seven Up?)
14) Cerveza o vino: según para qué, cuándo, dónde y con quién.
15) Café o té?: café
16) Sabor de helado?: dulce de leche
17) Sábanas lisas o con animalitos: lisas y negras o azules.
18) Estatura?: 1,56
19) Lugar para que te besen?: la panza y la boca
20) Canción que estás escuchando en este momento?: estoy escuchando a Bobby Flores, y están hablando.
21) Tema de conversación más detestado: según en qué nivel de fanatismo, política
22) Tom o Jerry: Jerry
23) Disney o Warner Brothers?: Warner
24) Restaurante de comida rápida: Mc Donalds
25) última visita a un hospital: hace 11 años cuando se murió mi viejo.
26) De qué color es la alfombra o piso de tu dormitorio?: cerámica "champagne" que es lo mismo que decir beige clarito pero más fashion (no, "camel claro no es, y no soy taaan pelotuda)
27) Peluche de dormir?: nop
28) Adónde te ves en diez años?: No tengo pero ni la más mínima idea, y no exagero.
29) De qué persona recibiste el "encargo"?: De PIPITA
30) Cual de tus amigos vive más lejos?: "Raimundo Giménez, Gonzalez, García, aka LUCIANO (te cagé)
31) Lo mejor: Estar de vacaciones
32) Quién piensas que responderá este encargo más rápidamente?: ni idea, y me parece bien que si a alguien no le gusta hacerlo no lo haga.
33) Mascotas?: un perro y una tortuga
34) Qué cambiarías de tu vida?: por ahora que "siga siguiendo" su curso, aunque siempre quiero cambiar todo, pero no se me ocurre qué exactamente.
35) Cuántos timbrazos para contestar el teléfono?: uno o dos. Siempre lo tengo al lado mío. Es parte de mi.
36) Video preferido?: unkle - Eye for an eye
37) CD preferido?: Varios, según la época, pero así, que esté tooodo bueno, podría ser "Wish You Were Here" de Pink Floyd.
38) Grupo o cantante favorito?: no tengo un "favorito", ni dos ni tres.
39) ¿Lo primero que piensas en la mañana cuándo te despiertas?: ¡AY NÓ!! (siii, ya sé, "no" va sin acento, pero cuando yo lo pienso a la mañana, lleva acento a full)
40) pregunta cuarenta que falta en el cuestionario de Pipita y también en el de Chiribina... me pregunto ¿qué habrá pasado con la pregunta número 40???
41) Si pudieras ser otra persona quién serías?: Angelina Jolie... ¿qué?
42) Nombra a las personas que no te contestarán y porqué: si supiese quienes no contestarán, no los eligiría porque sabría que no les gusta.
43) Quién te gustaría que te responda?: el que quiera.
44) Algo que tengas puesto siempre y nunca te lo quites?: la cabeza
45) Qué hay en las paredes de tu habitación?: bibliotecas. De pie y colgadas.
46) Qué hay debajo de tu cama?: Tooodo cajas con libros.
47) Cual es el auto de tus sueños?: no me interesan los autos.
48) Algo a la persona que te mandó este encargo?: PIPITAAA!!! Que tu suegra se gane una inmensa fortuna, se vaya de viaje a un crucero hasta el Caribe pero en el medio del viaje la agarre el triángulo de las Bermudas y se la lleven los extraterrestres, que esté un tiempito disfrutando el rejuvenecimiento tipo "Cocoom" y que vuelva siendo una mujer iluminada, liberal y amante de su nuera. (¿Viste que yo el mal no se lo deseo a nadie?)
49) Colores preferidos: Toda la gama de los rojos (morados, bordeaux, carmines) y negro.
50) Palabras que más dices: "bueníiiisimo", "a-lu-ci-nan-te", "Sísísí", "nononono", "daaaale", "Ay, si?", "Ay no!"... "Ay, bueno"... y así sucesivas combinaciones de "ayes"
51) Comida preferida: bife de chorizo con papas fritas a caballo. (ningún sushi ni nada que diga "elaborado con finísimas hierbas aromáticas del sur, o con un toque de canela del cielo, o un suave aroma a vainilla de los Apeninos" o esos nombres pelotudos que se usan ahora en los "restó"... ¡dejate de jodeeer!!!!)
52) Qué buscás en tu pareja ideal: que yo esté re-enamorada y que él ME AME.
53) Qué le mirás primero a el/ella?: los ojos, la boca, los brazos
54) Qué es para tí la vida?: si tuviera una idea, la escribiría y me ganaría el nobel de filosofía.
55) Momento más triste de tu vida?: cuando se murió mi prima.
56) Qué lo parió! otra pregunta que desapareció en el ciberespacio!!!
57) Momento más humillante: No sé, estoy acostumbrada a hacer papelones.
58) Persona más simple y loca que conocés: la gente que yo conozco NO ES simple.
59) Si, bueno... falta la 59 también y conste que no fui yo la que quizo hacer trampa...
60) Qué fobias tienes: a la oscuridad en el medio de la noche (por ejemplo si se me corta la luz... y si se me llegase a cortar en ESTE instante, ME MUERO!!)
61) Qué piensas de la muerte: Tengo terror a la muerte de los otros, pero no a la mía.
62) Te ha gustado algún amigo tuyo?: hace años, pero no al punto de sufrir y tampoco me duró demasiado.
63) tiempo que tardas en arreglarte: depende de para ir adónde y con quién. Entre veinte minutos y una hora.
64) Revista favorita: ninguna.

65) le darías un beso a la persona que te envió este encargo?: Siiiii!! vení Pipita!!! dame un bessssooo!!!
66) Qué estación del año te gusta más?: EL VERANO!!! a full
67) Te irías a vivir a otro país?: supongo que no, peeeero... todo es negociable (eso sí, mi perro viene sí o sí o no negocio nada)
68) Quién no te ha fallado nunca?: mis amigos, los verdaderos, mi mamu y mis perros.
70) Carta o e-mail?: e-mail
71) La persona que más extrañas?: mi prima.
72) Qué te pone de buenas?: las vacaciones, los animales y la naturaleza.
73) Caricatura preferida?: Los Simpson
74) Mejor cyberamigo?: los que van dejando de ser "Cyber" y pasan al mundo real (Vic, Walter Bellota, Guzz, Kuki y... Lu! (te quiero Lu!... te volví a cagar).
75) Equipos de futbol: LOS REDONDITOS DE RICOTA!!
76) Le darías un beso apasionado a alguien de los que mandaste el encargo?: Siiiii!! A PIPITAAA!! jajaja!
77) Juego de mesa favorito: hace años que no juego, pero me encantaban todos los de aquel entonces... el Trivial, el Pictionari, etc
78) El peor sentimiento del mundo: Ira, rabia, bronca.
79) El mejor sentimiento del mundo: si, el amor... obvio.
80) Futuros nombres para tus hijos: Ariel
81) Futuros nombres para tus hijas: Catalina, Julieta, victoria
82) Chocolate o vainilla?: Chocolate
83) Una almohada o dos?: dos
84) Duermes con peluches: ¿es un chiste o es uno de esos cuestionarios que te preguntan diez veces lo mismo para ver si te contradecís???
85) Si pudieras teñirte el cabello qué color preferirías y si lo tienes teñido, de cual?: lo tengo pelirrojo desde los veinte años, aunque pasé por todos los tonos incluyendo el azul y el negro.
86) Cual es tu número favorito?: es top secret. Si lo digo, tooodo el mundo se ganaría el quini justo el día que lo voy a jugar yo y al final vamos a terminar ganando nada más que dos pesos cada uno.
87) Juguete favorito?: la pc
88) Qué haces si alguien se quiere pasar con tu novio/a?: no suelo estar en esas situaciones. Según el caso. Esperaría que mi novio le ponga límites y no me importaría demasiado. Si él agarra viaje es ooootro tema.
89) Dile algo a la persona que más quieres: Algo... (si, ya sé, soy re original, pero lo que le vaya a decir se lo diría personalmente o en privado, a menos que le diga "te quiero mucho", que es demasiado obvio)
90) Condimento favorito en una ensalada?: aceite, vinagre y sal.
91) Qué no te gusta comer?: Mondongo, hígado o pescados.
92) Quien te felicitó primero en tu cumpleaños?: Fer, obvio.
93) Quién es tu ídolo?: Bart Simpson
94) Cuántos hijos te gustaría tener?: en el supueso caso que tuviese hijos propios, uno como mucho. Adoptados, cosa que puede ser posible, dos.
95) Con quien, cuando?: por ahora conmigo misma si es que no me vuelvo a enamorar, y cuando está mucho más segura económicamente, yyy, si me enamoro, obvio, con el.
96) Te has masturbado?: qué pregunta pajera... pero si, ¿quién no?
97) te consideras guapo/a?: me las arreglo.
98) Eres virgen, con quién perdiste la virginidad?: No pienso contestar la uno. Con un compañero del colegio.
99)
Te gustó contestar el Cyberchismógrafo?:
mmmmseeep
100)Qué hora es ahora?: 14 hs del día siguiente
Y se la paso a:

  • Marilia

  • Vic

  • Animal

  • Mantis



  • Algo pasa al otro lado de la puerta

    ¿Alguien se acuerda de "Nelson"?
    Nelson era un centroamericano que vino a la Argentina hace muchos años y visitó a Susana Giménez.
    Más conocido por "El hombre más pequeño del planeta".
    Uno que medía 50 cm y que tenía voz de ardillita Chip y Dale o de ratita de dibujito animado.
    Actuó además en una película demasiado bizarra que se llamó "La rata humana" y la verdad es que el tipo, ES medio espeluznante. Yo por lo menos, no querría encontrármelo a la noche en una calle oscura.
    La cuestión es que cuando yo estoy sola en mi casa siempre tengo que tener todas las puertas abiertas.
    No es que sea algo feng shuístico ni simbólico. Es que tenerlas cerradas me da miedo.
    Por ejemplo, cuando salgo dejo la puerta de mi dormitorio cerrada para que no entre mi perro (no, a los que leyeron el cuento del perro, es un cuento. Él NUNCA se sube a mi cama cuando yo estoy).
    El asunto es que cuando vuelvo y la tengo que abrir, por alguna razón siempre tengo la sensación de que va a haber alguien adentro, y considerando que vivo sola, es una sensación muuuuuy inquietante pero de todas formas, lo que no puedo hacer por nada del mundo es "encerrarme".
    Ni en el baño. Menos en mi dormitorio o en el cuarto de la pc.
    Me estremezco de sólo pensar que al abrir la puerta veré a Nelson con los dientes ensangrentados diciéndome con su voz de ratita humana: "Hola nena, vine para comerte".


    A esa clase de madre manipuladora que porta uno o dos niños pequeños colgando y por ahí también uno en la panza, y que de repente, después de un día de paseo (por ejemplo en el Tigre), en el que uno esperó durante veinte minutos para volver especialmente en el rápido y viajar sentado (además de pagar un boleto más caro) y "Eya", sabiendo que ya se llenó, en vez de esperar el próximo colectivo y pese a que el chofer le dice (a "Eya") "atrás viene otro, señora" se sube igual sabiendo que algún pobre infeliz mortal (que casi siempre es hombre) le va a "tener" que ceder el asiento porque si no se va a sentir culpable (él) o va a quedar muy mal y seguro que algún vejestorio insoportable se la va a pasar despotricando todo el viaje sobre la poca caballerosidad que hay en estos tiempos sin pensar que la guacha perra podría haber esperado el colectivo común que venía atrás en el que iba a ser la primera y si no, igual le iban a dar el asiento.
    A esa, si, a esa shhhegua, urgente propongo que, por ejemplo, tooodos los dadores de asiento de esta clase de guacha, se pongan en campaña para empezar el "Plan Desmayo", que consiste en desmayárseles encima.

    Es algo fácil, barato, que no requiere ningún esfuerzo de producción y que además de hacerla sentir culpable (si es que "Eya" puede sentirse así alguna vez), despertaría la solidaridad y comprensión de todos los pasajeros que mirarán con ojos acusadores a la madre yegua, guacha, manipuladora y ahora causante del desmayo del "Pobre chico, mirá vos si "Esssa" no podría haber esperado tres minutos más para tomarse el otro colectivo".

    Admito que mi manera de sumergirme en el mundo virtual es rara.
    Me pasa por ejemplo que hay blogs a los que visito mucho y si de repente me encuentro a los dueños de esos blogs comentando en otros lados en donde nunca los vi, tengo la sensación de tener que decir..."¡Hooola... qué sorpresa!!" como si fuese por la calle y me encontrase con alguien de mucha confianza.
    Después está la de los blogs abandonados.
    Siento como si entrara a una casa de donde todos se fueron de golpe dejando algunos muebles viejos que te dan ganas de inspeccionar un poco.
    Los siento como guardando un misterio.
    En los foros, en sectores en donde no entra nadie, me siento como cuando estás en una fiesta y de repente entras en un salón vacío.
    Cerrás la puerta dejando el bullicio a tu espalda y de tanto vacío hay acústica, y casi se puede escuchar el eco de los pasos al caminar.
    Lo más raro es cuando me caigo del msn. Es como despertar de un sueño y encontrarme de repente en el mundo real.

    La Relatividad colectiva del tiempo

    He notado que cuando el tiempo se me pasa lento, a todo el mundo que me rodea se le pasa lento, y cuando se me pasa rápido, lo mismo se les pasa rápido.
    Por ejemplo, siempre que comento "¡Qué larga se está haciendo esta semana!" es absolutamente seguro que me digan algo del estilo de "¡uy si, no se termina más!", de la misma forma que cuando uno dice "¡Qué bárbaro, este mes se pasó volando!" seguro que te contestan "Nooo! ¡¿Ya se terminó el mes?!".

    ¿Qué es lo que hace que se formen estas aceleraciones o aminoraciones temporales colectivas?
    Es obvio que hay algo muy raro detrás de esto, así que hago un llamado a todos los científicos del mundo para investigar este asunto en el que evidentemente está implicada tanto la clave para detener el tiempo o la posibilidad de viajes en el mismo, como la de la inmortalidad.
    Gracias.


    Algo que no soporto es que me hagan preguntas cuando recién me levanto.
    Sepan, gente, que cuando recién me levanto no necesito que me den a elegir entre té o café, porque me da lo mismo, y si después no quiero no importa, después no me voy a enojar, me voy a enojar ahora.
    Lo que más me da bronca es que me den a elegir, o sea, que me hagan pensar.
    Y lo peor que me pueden preguntar en estado de "recién amanecida" es una dirección, un teléfono (aunque sea el mío) o (lo peor de todo) cómo llegar hasta a algún lugar.
    Otra cosa odiosa es en los hoteles (hoteles de vacaciones) que el que me atienda me hable feliz de las maravillas del lugar y me pregunte adónde voy a ir ese día y hasta cuándo me quedo mientras mi mundo interno se debate entre sólo molerlo a palos o el homicidio.

    En la entrada de mi edificio hicieron una "rampa para discapacitados".
    Es algo así como un tobogán pero un poco más ancho y con barandal.
    Lo hicieron tan empinado que si alguna silla tiene que bajar por ahí, calculo que termina en la vereda de enfrente.
    Por otro lado, es del mismo material que el resto del piso: cerámicas, con su consabida resbalosidad.
    Cuando salen los chicos del colegio de la otra cuadra y pasan por ahí en malón a las 16:30 hs, se los ve a tooooodos entrando a la rampita para una rápida toboganeada diaria de parados... "¡¡Wiiiii!!!" dicen todos mientras caen resbalando en posición de surfistas.
    Yo probé hacerlo justito un día que llovía, y me caí.
    -Me caí recién en la rampita de mi casa...- le dije a una amiga con la que me encontré al rato.
    -si... yo también me caí el otro día cuando te fui a buscar.
    -¿Haciendo qué?
    -Quise hacer el tobogán como los chicos que salían del colegio, pero no me salió.
    -Si, a mi tampoco...
    -¿te vio alguien?
    -por suerte no, ¿a vos?
    -si, pero tu portera.
    -¿Y que te dijo???
    -Que ella también se había caído tratando de hacer el tobogán...


    (¿Será contagioso?)

















    Se habla mucho de "enanos malditos", de hecho, creo que el personaje de Chucky podría partir de aquello y es lógico que se crea que es un mito, pero que existen, existen.
    Yo vi como una pobre mujer fue víctima (aunque no haya sido más que un susto) de uno frente a mis propios ojos.
    Hace "muchos años", cuando iba a la facultad, a veces al salir los sábados caminaba por la calle Marcelo T de Alvear hasta Pueyrredón para desde allí agarrar avenida Córdoba.
    Era el mediodía, una hora en la que disminuía la gente en la calle y se empezaba a notar el fin de semana.
    Por alguna razón, siempre iba por la vereda derecha, la del enano.
    Casi al llegar a avenida Pueyrredón hay una iglesia.
    Es una iglesia de esas chiquitas, antigua y preciosa, pero chiquita.
    Yo pasaba por ahí, y siempre había gente tirada pidiendo plata.
    Entre esas personas, había un enano.
    El enano solía salir intempestivamente a tu encuentro haciéndote sobresaltar, para pedirte monedas.
    A mi me parecía gracioso lo que hacía, además yo ya lo esperaba pero lo que le hizo a la pobre mujer no.
    Por las dudas después de haber presenciado eso cambié de rumbo y desde entonces cada vez que paso por una iglesia miro atentamente a los que están pidiendo y por las dudas, voy preparada.
    La mujer en cuestión iba caminando un par de metros adelante mío, muy tranquila con su tapadito de piel, taquitos y pollerita de nada y acercándose inexorablemente a la iglesia.
    El enano estaba sentadito como durmiendo supuestamente a la espera de pararse de golpe (como siempre) y pedir unas monedas con voz fuerte.
    Supuestamente.
    Pero en el preciso instante en que ella, completamente ajena a lo que iba a suceder, pasaba justito adelante del tipo, este se estiró de golpe, con un movimiento rápido casi animal, y arrastrándose por el piso mientras emitía un grito de guerra que hizo que TODOS nos quedemos HELADOS le agarró la pantorrilla a la mina, le dio un pellizcón y se empezó a partir de risa mientras le hacía burlas!!!
    Mientras él se reía, ella salía CORRIENDO a toda velocidad, destartalándose y gritando!
    La próxima en tener que pasar era yo, y no había tiempo de cruzar, así que respiré muy profundo y pasé.
    Se me acercó como siempre, intempestivamente pero sin gritos a pedirme la moneda.
    Menos mal que no tenía un billete grande, porque estaba tan nerviosa que capaz que se lo daba.
    Seguí sin mirar atrás, haciéndome la superada a la que nada la asusta pero dispuesta a correr, y nunca más volví a pasar por la iglesia de la calle Marcelo T de Alvear a pie.
    Ni pienso.
    Cada vez que paso en medios de transporte miro bien y no lo veo, lo que por cierto es inquietante porque podría estar acechando en cualquier iglesia, o en cualquier parte...
    Piénsenlo.

    Satisfacción garantizada


    Muchas veces cuando voy caminando por el centro veo actores conocidos.
    Si bien nunca se me ocurrió pedir autógrafos, el otro día estuve tentada a hacerlo pero menos mal que no tenía papel ni lápiz.
    Iba caminando por avenida Corrientes, y al pasar por una esquina (no me acuerdo bien cual era), vi un local con toooodos los productos de Sprayette.
    La juguera milagrosa cuyos jugos te mantienen sano eternamente..., la baba de caracol que te deja la piel como de doce años y sin acné..., el set de cuchillos más completo del mundo..., todos.
    Arriba de cada producto había una pantallita lcd que pasaba una y otra vez la publicidad que le correspondía a cada uno, y deberían ser más de veinte.
    Mientras los miraba, iba pensando con voz de pelotuda..."¡Aaaay, ahí está la juguera milagrosa!!!, ¡Y esa es la baba de caracol!!!!, ¡Y el set de cuchillos más completo del mundo!!!"

    Menos mal que no tenía papel y lápiz porque si no, juro que entraba y les pedía un autógrafo!

    Cuando yo era muy chica y lloraba por algo, siempre quería crecer pronto porque suponía que la gente grande no sufría.
    Era lógico, yo a ellos nunca los veía llorar.
    Como no lloraban, no sufrían.
    Simple.

    Los "otros" miedos












    Miedos tengo varios.
    Me refiero a miedos reales.
    Leves y obvios, o profundos, es decir, desde el miedo a las inyecciones, a miedos que por ahí son más de investigar con terapeutas.

    Pero también están los "otros" miedos.
    Los "otros" miedos son esos miedos que sé que son completamente irreales, pero a los que "por las dudas" les tengo miedo.
    Tampoco hablo acá del loco de la motosierra, porque ese entra dentro de lo real (o sea que es un ser humano vivo).
    Me refiero a los de fantasía.
    Yo no les tengo miedo a los fantasmas, ni a los vampiros, ni a los extraterrestres, a Freddy o a los zombies (la existencia de los últimos es discutible, pero por ahora pongámosla en "irreales").
    Es decir, obvio que me daría miedo si se me aparece Freddy Krueger o Lestat o Allien, pero no es que pienso en eso y me asusto.
    A mi hay dos clases de "irrealidades" que me aterrorizan:
    Las más suaves, son las de "terror psicológico".
    Terror psicológico es aquel que se crea a partir de uno, como por ejemplo en la película "El planeta del terror", "La nave de la muerte" o "Miedo.com", en la que los terrores más profundos de uno se materializaban, inclusive aunque fuesen terrores de la infancia que parecían súper escondidos.
    La otra clase de irrealidad que me da pánico, y la peor, es aquella contra la que no sólo no se puede hacer NADA, si no que uno está solo luchando (o rindiéndose) contra eso.
    En ese punto, a las películas Japonesas de terror, son maestras en darme miedo.
    Por ejemplo "The ring", o "The grudge" (La llamada o El grito) son esa clase de películas que si las veo no duermo.
    Ese tipo de muerte terrible que avanza inexorablemente y no tiene forma de salvación posible.
    (Ok, en La llamada hay una posibilidad, pero matar a otros para salvarte para mi no cuenta).
    Otra película que me había aterrorizado en su momento fue "El ente", aunque la vi hace un par de años y me pareció livianísima.
    Lo que más miedo me da de todo eso, es que encima de no poder evitar la muerte atroz que se avecina, uno no sabe ni siquiera adónde va a ir a parar su alma en el peor de los casos, o sea, en el caso de que quede viva.
    Porque por lo menos si me matase Jason, mi alma seguiría su curso y además, sería una muerte decapitada, pero rápida.